6 junio, 2012

200 claves del sector cárnico:
#6 Alimentos funcionales

 

Se consideran alimentos funcionales los alimentos que se consumen como parte de una dieta normal y contienen componentes biológicamente activos que ofrecen beneficios para la salud y reducen el riesgo de sufrir enfermedades.

Tras el surgimiento de este concepto en Japón, se fue extendiendo al resto del mundo y el mercado ha visto surgir productos que contienen minerales, vitaminas, ácidos grasos o fibra alimentaria.

La tendencia de buscar en los alimentos básicos propiedades hasta hoy inauditas y ser etiquetados como alimentos funcionales, interesa a la industria alimentaria y a los centros de investigación en nutrición, y es por ello que cada vez hay más estudios acerca de los distintos componentes funcionales.

Su desarrollo se basa principalmente en dos estrategias tecnológicas: la reducción de compuestos perjudiciales para la salud, o la potenciación o adición de compuestos beneficiosos. Algunas de las estrategias más relevantes son la reducción de sal, grasas y alérgenos, o la adición de proteínas, fibra, vitaminas, esteroles, minerales, prebióticos o probióticos. Otra de las más exitosas es la modificación del perfil lipídico de los productos, que combina tanto la reducción de algunas sustancias como la incorporación de otras.

©2003-2017 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal